Un poco de nosotros…

Esta asociación nació por la inquietud de algunos radioaficionados con el objetivo de realizar actividades típicas de la Banda Ciudadana (CB – 27 Mhz.), como las Cacerías del Zorro y las 24 horas de radio, gozando de gran popularidad y aceptación por otros compañeros cebeístas. Otro de los objetivos era lograr tener una sede propia en la que desarrollar la labor social y, no menos importante, una vocación de defensa del medio ambiente y del entorno natural.

El club fue fundado en el año 1991 por diez entusiastas radioaficionados. De aquella inquietud nació el Club de Amigos de 27 MHZ. – 30 Charly Alpha, que posteriormente se inscribiría como asociación de ámbito nacional (1993) y en el Registro de Asociaciones Vecinales del Ayuntamiento de Alcoy. De aquellos, todavía hay alguno que a día de hoy permanecen ligados a esta asociación, son un puntal esencial en el quehacer diario de la Asociación.

Primeramente se alquiló un pequeño piso de dos estancias separadas por la escalera común en la Calle San Vicente de Alcoy. Posteriormente trasladó su sede a la Carretera Molinar 7, donde teníamos mejores condiciones. Tiempo más adelante, gracias al Ayuntamiento de Alcoy, nos pusieron a disposición nuestra, un local social en un paraje inmejorable como es el propio edificio de la Fuente Roja, pero como siempre hemos intentado ir a mejor y adecuar el local para su aprovechamiento global a nuestras expectativas, a fecha de hoy, hemos vuelto a situarnos en la ciudad, en un local, curiosamente al lado de nuestro primer domicilio.

Los fundadores deseaban una asociación dedicada al uso y fomento de la banda ciudadana, una modalidad que exigía poca inversión en equipos, una licencia administrativa y básicos conocimientos radioeléctricos, pero con muchas posibilidades de diversión y entretenimiento. Las restricciones legales de dicha banda del espacio radioeléctrico lo permitían. Los precios también. Y de hecho ha sido el muelle de embarque a la radioafición de la mayoría de los que hoy son radioaficionados en la acepción legal de la palabra.


     En sus inicios también convivió con otras asociaciones de radioaficionados, como el Radio Club Comarcal, que es delegación de la Unión de Radioaficionados Españoles (URE) en la comarca, y el Radio Club Riu Serpis (éste último ya desaparecido). Fruto de dicha convivencia se desarrollaron a lo largo de estos años algunas actividades conjuntas, si bien cada una tiene una idiosincrasia propia, y sus respectivos miembros deciden que actividades realizar en fomento de su afición.


    De hecho, los objetivos iniciales de la asociación eran los concursos de radiogoniometría, palabra técnica que pone nombre a la popular “cacería del zorro”. Efectivamente, no suponía que los radioaficionados fueran por ahí en busca de este animal para cazarlo, sino  que era una prueba de pericia con los equipos para localizar de donde procede una señal de radio. Estos concursos atraían a aficionados “zorreros” de diversos puntos del levante, puesto que llegó a gozar de alta reputación.


     Pero lo que sin duda diferenció al Club de Amigos de 27 Mhz, que después se llamaría Club de Amigos de 27 Mhz – 30 Charly Alpha fue una vocación ecológica, de protección del entorno natural y de servicio a la sociedad. Y así dos años más tarde empezó a desarrollar una campaña de vigilancia medioambiental en el Área Recreativa de San Antonio – PN Font Roja. Esta actividad sigue desarrollándose en la actualidad y es el motor que hace que la asociación siga viva. Nunca fue pretensión de las diferentes juntas directivas que esta labor fuera publicitada como logros, pero sí que fuera reconocida por las autoridades competentes. Y a fe que los años demuestran que efectivamente gozamos del reconocimiento del Ayuntamiento de Alcoy, así como del Parque Natural de la Fuente Roja y autoridades competentes. Por ello podemos aportar nuestra humilde opinión en los diferentes foros y, además, participar en otro tipo de actividades en la ciudad, en materia de actos públicos.

No obstante, la Banda Ciudadana que, en el momento de fundación de la Asociación gozaba de buena salud, padece de la enfermedad del abandono, la ausencia de nuevas generaciones que animen “los cuarenta canales” de los 27 megahertzios. En aquellos años, el canal 14 estaba siempre animado, y fácil era encontrar a nuestros “ilustres padrinos” como Rosa “Golondrina Mensajera”, Domingo “Papi”, y tantos otros que cuando se “apretaba pastilla” salían al encuentro de cualquiera que tuviera ganas de charlar, de hacer un QSO.


     Pero los que de verdad tenían gusto por la radio permanecen e incluso han superado la barrera de presentarse a un examen para la obtención del diploma de radioaficionado, han obtenido la licencia administrativa (ahora autorización administrativa) y su indicativo (sus “letras”) y han podido ampliar el campo de las comunicaciones a otras bandas. Así pues, pese a que el club mantenga su nombre original, bien podría llamarse Club de Amigos de la Radio, puesto que muchos de sus miembros pueden, y de hecho lo hacen, operan en otras bandas y mantienen viva una afición que no es molesta, no atenta contra el medio ambiente ni contra la salud, divierte, permite comunicarse con todo el mundo desde el sillón del cuarto de radio y permite divulgar culturas y avances en la técnica de la comunicación sin cables.


También se han creado diferentes secciones que, aunque no tienen una relación directa con la radio, acogen otras muchas inquietudes de los socios, como son los deportes de montaña, senderismo, trekking, etc., dedicándonos a caminar y conocer nuestras montañas, con lo que además aprendemos del entorno y podemos aplicar estos conocimientos a nuestra labor proteccionista de vigilancia y prevención.

A pesar del daño que ha hecho el teléfono móvil e internet a la radioafición, hemos decidido, no mantenernos al margen y apartarnos de las nuevas tecnologías, sino al contrario, unirnos a él y aprovechar sus ventajas, a día de hoy disfrutamos de nuevos modos, de digitalizar las comunicaciones, por supuesto sin olvidarnos del modo analógico, ya que ha sido la base inicial.

Radioafición.

Desde sus inicios en 27 MHz hasta el DMR.

Medioambiente.

Protegiendo nuestro entorno.

Comunicaciones en eventos.

Prestamos servicios y equipos para cubrir la comunicación en diversos eventos.

Cookie Consent with Real Cookie Banner